Archivo de la categoría: Una triste despedida a un gran amigo

Una triste despedida a un gran amigo

Nunca me han gustado las despedidas, porque me dejan triste, porque arrancan una parte de mi cuando alguien ha sido tan importante en mi vida. Ya sé que no es una despedida real, porque nuestra amistad tiene que estar muy por encima de las circunstancias, pero entonces, ¿por qué estoy tan triste?

 

Tu significas mucho para mi y te voy a explicar los motivos:

 

         Nuestra forma de pensar es muy distinta: yo soy pura pasión y sentimientos. Mi pensamiento es abstracto por completo. Tu sin embargo eres analítico y te basas en la lógica y en la experiencia para todo. Al encontrarte me has hecho que pueda ser neutral a la hora de decidir sobre mi vida. Me has ayudado a salir de la agonia en la que me encontraba porque he podido darle paz a mi corazón y pensar en que debo rehacer mi vida.

         Hay muy pocas personas con las que conecto, pero tu desde luego, eres uno de ellos. Basta una mirada, un silencio, un gesto, debe existir la empatía. Y sé que sabes lo que me ocurre y lo más importante sé que no me dejarás sólo

         Porque siempre me has defendido, has creido al cien por cien en mi, por darme la seguridad que me faltaba y tu apoyo incondicional.

         Porque prefieres hacerme daño con la verdad antes de que engañarme con la mentira

         Por reñirme cuando ha hecho falta y subirme la moral cuando lo he necesitado

         Por aconsejarme siempre tan bien…

         Por nuestra salida motera a Sitges, que libertad:  el aire, el mar, la carretera

         Por ser simplemente tu: un compañero, un confidente, una persona que ha conseguido que vuelva a creer en algo que había dejado de creer: la Amistad.

         Por nuestra complicidad: escuchando nuestro Estopa, Melendi o doble V en el trabajo, por nuestras rayadas y nuestras conversaciones interminables que nadie entiende ni aguanta. Por nuestras risas. Por nuestros chinitos y su vinito. Por ser los mejores imitadores de Quintero. Por encontrar esos canales que sólo tu sabes buscar. Por el tio Beltrán y su dinastía.  Porque el mundo es efímero y etéreo. Porque tu tienes el poder. Por convertirme en un freaki. Por nuestra base de datos. Por tantas y tantas cosas, que ya ves, somos dos, y los dos lo sabemos. ¿No?

 

Creo que te doy suficientes motivos para que puedas entenderme como me siento ante tu marcha. Te deseo lo mejor en tu nueva etapa que comienzas ahora. No tengas miedo por los cambios, porque precisamente la vida es cambio y tu vas a evolucionar. Tu vales mucho y yo creo en ti. Puedes conseguir todo aquello que te propongas. Yo estaré si tu quieres, siempre,  a tu lado, porque dejastes hace mucho tiempo de ser un compañero, para ser mi cómplice, mi amigo. Gracias Toni, gracias por ser así, gracias por existir.

 

Tomás

Anuncios