Archivo de la categoría: Tarde de toros, tarde de fiesta

Tarde de toros, tarde de fiesta

 
 
 
 
 

Es la tarde de Agosto, el sol remata,
el día castigando, un fuego abrasa.
En los campos amarillos no queda un alma,
todos han ido a la plaza y el sol, el sol abrasa.
Y el sol, el sol abrasa.

Sol y sombra enfrentados, rumor a fiesta,
clarines y trompetas, alguno reza.
Colores encendidos, sale la bestia, comienza la lucha.
Tarde de toros, tarde de Agosto, tarde de fiesta. (BIS)

Capotes al viento, caballo lento,
agujas que se clavan en pares sueltos,
muleta que entretiene al último tercio mientras la plaza
vibra.
Tarde de toros, tarde de Agosto, tarde de fiesta. (BIS)

La sangre del toro baña tu espada
mil pañuelos blancos ondean al sol,
la plaza se hunde en aplausos y olés,
pero continúas sintiendo esa horrible sensación
de sangre entre tus manos… esa horrible sensación.

Y le oíste mugir, caer al suelo,
vómitos de sangre, estoque cierto
ya no es más que una sombra, se aleja, y cientos
de rosas y claveles van a tu encuentro,
van a tu encuentro.
Y continúas sintiendo esa horrible sensación
de sangre entre tus manos.

 

PD: El arte jamás puede utilizar como herramientas el dolor o el sufrimiento, puede ser la fuente de inspiración para crear obras, pero no utilizar la violencia como medio de expresión. La naturaleza a veces, pensamos que es cruel, pero jamás enfrentaría a dos animales en los que uno de ellos es tan cobarde, para esperar la debilidad del otro durante días, para torturarlo, para atacar tan a traición y poder disfrutar de todo ello. Solo el hombre es capaz de un acto tan ruin y de tener tan poco respeto a la vida.
 
 
Tomás

 
 
Anuncios