Archivo de la categoría: La vida es fácil si tienes los ojos cerrados

La vida es fácil si tienes los ojos cerrados

 

La vida es fácil si tienes los ojos cerrados, pero yo nunca he sabido ponerme una venda en ellos. La verdad es demasiado cruel para dejarte vivir tranquilo, sin embargo no puedo renunciar a ella. Sé que el no pensar me liberaría, que el apoyarme en la gente me daría más fuerzas, pero eso no es real, no lo es. Tengo que pasar por esto sólo, tengo que ver que por mucho que me duela yo lo dí todo. Pero es inevitable la tristeza, que dura es la melancolía. Sin embargo mi corazón tienes razones que mi razón no entiende. Él sólo entiende de emociones: de amor y de dolor. No comprende que su pasión me hace sufrir, me destroza. Necesito que se enfríe, que vea lo que le quiero hacer comprender. Ama sin preguntar, sin respuestas, sin que sea justo y el odio aún es peor porque sólo te recuerda lo injusto, la impotencia de la situación, la agonía de estar vivo. Hacía tanto tiempo que había dejado de valorar las cosas buenas que tengo y me rodean que no puedo entender porque lo vuelvo a hacer. Porque viendo el mar ayer no encontré la calma, porque zambullándome en el agua fría no sentí paz. Supongo que necesito tiempo, pero más que eso necesito dejar de intentar comprender lo que no tiene lógica: que ayer se moría de amor por tí, y hoy es como si estuviera muerto.¿Por qué tanto amor de promesas?¿Por qué la creí yo?¿Jamás me comprendió?. Siempre fuí el mismo, fiel a mis sentimientos y a mis ideales, jamás dejé de luchar por lo que creí. Debí ser más fuerte para no dudar nunca de mi criterio, y ahora además todo ello me hace más daño. Tengo que aprender a vivir con todo mi pasado, aún sabiendo que siempre permití que me hicieran daño y aunque lo hice por amor me queda la esperanza de saber que quizás algún día aunque tarde sepa que yo soy: de los que escriben, de los que opinan, de los que luchan, de los que sufren, de los que tienen ideales, de los que no fallan, de los que son sinceros,de los que aman incondicionalmente, de esos que jamás ante la vida cierran los ojos.

 

Tomás 

Anuncios