Archivo de la categoría: Entregarse a los demás

Entregarse a los demás

Cada día soy más consciente de mis errores. He descubierto cúal es uno de mis más importantes defectos, aunque me va a ser dificilísimo de corregir. El problema es que siempre he necesitado la aceptación de todo el mundo  para estar bien conmigo mismo. Siempre he querido tener muchos amigos y me he entregado a fondo con todas las personas que me rodean. Pero mi fallo ha estado en no saber hacer una criba, y por lo tanto ha habido mucha gente que ha acabado absorbiendo  mi energía y haciéndome daño. ¿Por qué para estar bien conmigo mismo debo sentir la aprobación o el reconocimiento del exterior?


Además soy consciente que muchas de esas personas dejan mucho que desear y carecen de valores que forman parte de mí. Tengo miles de detalles con la gente, me preocupo de sus problemas e inquietudes, lo doy todo por las personas que conozco, soy leal hasta la muerte.
No me extraña que todo esto me deje tan débil. Yo no hago las cosas para recibir nada a cambio, sin embargo el notar que tu entrega va dirigida a personas que ya no sólo no te corresponden, sino que además ni lo valoran, provoca que en lugar de reaccionar y hacer que me valore más a mi mismo me acabe autolesionando, pensando que aún no me he esforzado lo suficiente por los demás, pensando en qué me habré equivocado. Por eso permito que cualquiera me pueda hacer daño, les doy todo el poder cómo para hacerlo.
Supongo que todos estos fallos se deben a un problema de autoconfianza. Es curioso, porque personas que conozco dicen que soy una persona que doy seguridad y confianza, claro, pero a los demás, pero ¿y yo?


Debo aceptarme a mí mismo de una vez por lo que soy, con mis virtudes y con mis defectos, porqué después de todo hay algo que valoro de mí, y es mi capacidad para plantearmelo todo. Eso me lleva a que , aunque cometa equivocaciones, también tendré la oportunidad de corregirlas, de que pueda vivir como creo que se debe hacer y no arrastrándome siempre por las circunstancias, se trata de coger las riendas de mi vida. Quizás la clave de mi vida está en seguir una evolución consciente, que quizás no me lleve a la felicidad, pero sí almenos poder decir, que yo, almenos, he vivido

Tomás