Archivo de la categoría: Abandonarte es olvidarme de mí

Abandonarte es olvidarme de mí

Ha pasado más de un año sin retomar mi blog, de hecho he pensado muchas veces en cerrarlo en los últimos meses. No he tenido tiempo para nada  y además coincidió el cambio de windows live a wordpress. Y cuando migré mi blog, el resultado me dejó más que desmoralizado. Así poco a poco, he ido dejando este rincón dónde a veces se refugia mi alma. Olvidando este espacio también he dejado de lado esa parte de mí, que me ha hecho tanto sufrir, pero de igual forma, me ha hecho vivir lo auténtico tan intensamente.

Hoy, sin demasiado tiempo, he decidido retomarlo, sin presionarme, pero cerrarlo equivaldría a renunciar a quien en realidad soy, y que tanto tiempo me ha llevado en descubrir, camino que nunca terminará mientras siga vivo.

Otro empujón en este sentido ha sido la gran cantidad de visitas que estoy teniendo. Llevo casi treinta mil visitas (solo en este año) y más de cuatrocientos comentarios. Y me llena enormemente leeros a cada uno de los que me escribís y saber que mis escritos os pueden haber servido para coger energía o notar un soplo de aire fresco en vuestras vidas. Solo por eso, por aquellos que saben ver, ya merece la pena tener algo así.

Hoy, después de un año, he cambiado la estética de mi blog desde la migración, le he puesto música (esencial, no puede haber vida sin ella para mí) y estoy escribiendo estas palabras, ya era hora, tenía que reaccionar, tenía que… EVOLUCIONAR

Tomás