El rio del silencio

 
 
 
 
No existe razón para que ya no
suenen palabras en su voz.
Puede, tal vez, que en quien confió,
con las palabras le engañó.
La niña a vuelto a ir, no mira atrás,
al río a no escuchar
ya nada más, a nadie quiere oír.

Yo no sé si, desde que calló,
le falta o sobra la razón.
Se hará comprender
porque, para hablar,
con su mirada bastará.

No intentes comprender, no puede ser,
un día volverán a florecer
palabras que tan sólo una vez
las pude oír. Sus labios hizo mover,
y aquella vez pude entender
que ya no quiso crecer
 
 
 
Anuncios

Publicado el 26 enero, 2009 en Sin categoría. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Que bonito poema !Me gustó mucho leerlo !Un abrazo de luz !Myriam Shantal(escribiendo desde la comunidad de Amigos en Barcelona)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: