Nada que perder (Nada más)

 
 
 

 

Nunca se me dió demasiado bien poner las cartas sobre la mesa. Nunca se me dió demasiado bién. Y ahora nos volvemos a encontrar y me prenguntas que tal me va.

ESTRIBILLO
Quisiera ser capaz de decirte la verdad, decirte que me va realmente mal. No te logré olvidar, ni lo intenté quizás. Quisiera ser capaz, mirarte y no temblar, decirte que nadie me volvió a besar. No te logré olvidar, ni lo intenté quizás.

Y en lugar de eso sonrío y tiemblo, y te cuento que ya acabé la facultad, me puse a trabajar y me volví a enamorar. Y en lugar de eso sonrío y pienso por qué no seré capaz de decir la verdad. Te pierdo una vez más.

ESTRIBILLO

Y ahora me quedan dos opciones: quedarme quieta o echar a correr. Y me pongo a correr, ya que puedo perder, veras es que no me va demasiado bién. No te logré olvidar, ni lo intenté quizás.

Y me pongo a correr ya que puedo perder, veras es que nadie me volvió a besar. No te logré olvidar ni lo intenté quizás.

Y ahora ya te toca a ti acabar con esta historia, y ahora ya te toca a ti decir las cosas. Pon un punto y final o besame sin más.

Y ahora ya te toca a ti, no vale callar, esta vez no volveré a perderte una vez más. No me voy a marchar sin saber el final.

Nunca se me dió demasiado bién poner las cartas sobre la mesa, nunca se me dió demasiado bién. Y ahora nos volvemos a encontrar y me preguntas que qué tal me va. Y yo ya no sé, ya no sé ni que contestar.

Anuncios

Publicado el 25 enero, 2009 en Sin categoría. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. * Callar nunca ha solucionado nada… A veces uno se empacha de magia y le cueste hacerla suya ( por suya que lejitimamente haya sido "siempre") por falta de costumbre, por venir cuando la realidad ahoga y dudar si se trata de un presente vital o una trampa del destino… aun asi; a uno le cuesta no querer seguir ahogàndose por el miedo a perder lo que hasta entonces era cotidiano. Los pies en el suelo si, pero la cabeza cuanto màs alta mejor. Fluir no es flotar, es dejarse llevar dirijiendo el rumbo a la vez de su propia "realidad"… Saber y saberse escuchar. Una quimera para algunos, una certeza para otros y la felicidad inspiradora para los afortunados… Supongo que el ùnico fracaso està en el no intento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: