Volar como un pájaro

“Un pájaro que vivía resignado en un árbol podrido en medio del pantano, se había acostumbrado a estar ahí, comía gusanos del fango y se hallaba siempre sucio por el pestilente lodo.Sus alas estaban inutilizadas por el peso de la mugre, hasta que cierto día un gran ventarrón destruyó su guarida; el árbol podrido fue tragado por el cieno y el se dio cuenta de que iba a morir.

En un deseo repentino de salvarse, comenzó a aletear con fuerza para emprender el vuelo, le costó mucho trabajo porque había olvidado como volar, pero enfrento el dolor del entumecimiento hasta que logró levantarse y cruzar el ancho cielo, llegando finalmente a un bosque fértil y hermoso.”

Los problemas son como el ventarrón que ha destruido tu guarida y te están obligando a elevar el vuelo o a morir.

Nunca es tarde. No importa lo que se haya vivido, no importan los errores que se hayan cometido, no importa las oportunidades que se hayan dejado pasar, no importa la edad, siempre estamos a tiempo para decir BASTA, para oír el llamado que tenemos de buscar la perfección, para sacudirnos el cieno y volar ALTO y muy lejos del pantano.

Abandona la vía segura y cómoda. Lánzate a la ruta incierta, llena de enigmas e inseguridades y hazlo solitariamente

 

Anónimo

Anuncios

Publicado el 15 septiembre, 2006 en Volar como un pájaro. Añade a favoritos el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Los problemas son como el ventarrón que ha destruido tu guarida y te están obligando a elevar el vuelo o a morir…
    Bien, veo que la teoría la conoces, has puesto un escrito que como siempre, me ha llegado al corazón.Tienes una gran virtud q ni creo seas consciente de tenerla. Siempre encuentras escritos que nos dejan ver el interior de tu alma, cómo te sientes en cada momento. Y cuando no lo buscas en la red, simplemente lo escribes tú mismo.
    Las traiciones duelen demasiado, tanto que a veces parece que nunca volverás a confiar en nadie, yo he pasado por momentos muy duros también, pero encontré algo bueno entre tanta basura.. te encontré a ti, Tomi. Mi fiel amigo, confidente, que me devolvió la magia que creí una vez perdida para siempre, que me demostró que aún queda gente que de verdad merece la pena, que da todo sólo porque sí.
    Creí q no existías, pero me equivocaba, sólo que el destino hizo que viese lo peor de la gente para traerte a mi lado, para que te valore más aún, si es que eso fuera posible.
    Hubo días que sólo nuestra amistad logró que me mantuviese en pie, y sólo por eso, merece la pena seguir adelante, mi pequeño.
    Por favor, Tomi, sonríe una vez más y esta vez no dejes que nadie te la vuelva a robar.

  2. Maria Gabriela

    Tomas cuanta ternura y simplicidad transmites en cada una de tus palabras, cuanta paz tiene este blog denota q eres admirable.
    un saludo
    Gaby

    • Muchas gracias. Intento transmitir siempre desde mi esencia y con toda la sinceridad que puedo la mayorías de mis pensamientos y sensaciones. Un saludo y encantado de que visites mi blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: